ReviewsBird
SegurosEnergíaTelecomTiendas OnlineVacacionesCreditos & PréstamosFinanzasServicios de AutomóvilesCitasServiciosGeneralAlimentación & bebidaDieta
Casa »  Blog > Teletrabajo: cómo protegerse de virus cibernéticos mientras combates el coronavirus

Teletrabajo: cómo protegerse de virus cibernéticos mientras combates el coronavirus
09-09-2020

Teletrabajo: cómo protegerse de virus cibernéticos mientras combates el coronavirus


El teletrabajo ha existido desde hace años, incluso desde mucho antes de siquiera imaginarnos que, en un determinado momento de nuestras vidas, el planeta entero tendría que permanecer bajo confinamiento debido a la propagación de un virus altamente contagioso y potencialmente mortal, situación que hoy conocemos como la pandemia de Covid-19.

Mientras que antes del 2020 el teletrabajo era considerado exclusivo para freelancers y trabajadores autónomos o una excepción a la regla dentro de las empresas, hoy ha dejado de ser una opción para transformarse en la principal vía de trabajo para cientos de miles de compañías alrededor del mundo.

Con nuestros dispositivos ahora conteniendo no solo nuestra información personal, sino datos confidenciales de nuestra compañía, es más importante que nunca proteger nuestros equipos de ciberataques por medio de phishing, malware o virus troyanos.

Los hackers están conscientes de lo susceptible que se encuentran las empresas actualmente, y dispuestos a todo por robar información sensible. Por lo tanto, es tu deber tomar las medidas necesarias para salvaguardar tus dispositivos y evitar daños irreparables. Sigue estos sencillos consejos para evitar caer en maliciosas trampas cibernéticas.

Mantén todos tus softwares al día

Una de las principales causas de los quiebres de seguridad cibernética es dejar que los equipos corran con sistemas operativos antiguos. Cuando las compañías de telecomunicaciones desarrollan nuevas actualizaciones de sus sistemas operativos, lo que buscan es corregir vulnerabilidades del sistema, y es prioritario actualizar nuestros equipos para cerrar las brechas que fácilmente los hackers pudiesen aprovechar para apoderarse de nuestra información.

Para facilitar este paso, siempre es una opción activar las actualizaciones automáticas tanto de tu sistema operativo como del software antivirus instalado en tu ordenador.

Esfuérzate con tus contraseñas

A pesar de lo tedioso que puede resultar recordar las contraseñas que utilizamos para cada una de nuestras cuentas, contar con contraseñas únicas y difíciles de descifrar es un paso imprescindible en la labor de mantener nuestra ciberseguridad.

Evita utilizar una misma contraseña en todas tus cuentas, y contraseñas como “12345” o “contraseña” quedan totalmente prohibidas. Hoy en día, la mayoría de los sitios web exigen una serie de requisitos para permitirte utilizar una contraseña: por lo menos 8 caracteres, que incluya mayúsculas y minúsculas, números y símbolos. Cumple con estas condiciones y no tendrás problemas.

Mantente alerta al utilizar redes de Wi-Fi públicas

A pesar de lo convenientes que pueden resultar las conexiones públicas a internet, representan un gran peligro cuando lo utilizas para manejar información sensible. Cualquier persona que esté conectada a la misma red que tú (y que tenga un mínimo de formación en informática) podrá acceder al tráfico web generado desde tu dirección IP. Utilizando navegadores anónimos como Tor, podrás encriptar tu tráfico y toda tu información compartida en línea a través del navegador.

Otra buena opción es utilizar una red privada virtual, o VPN, que se encarga de encriptar todo tu tráfico de internet y las actividades que realizas desde internet. Con una simple extensión en tu navegador, puedes activar el VPN y protegerte de hackers y fisgones.

Procura tener un dispositivo exclusivo para el trabajo

Aunque no sea el caso para la mayoría de los empleados, hoy en día son muchas las empresas que asignan un ordenador por empleado como principal herramienta de trabajo. Siempre que sea posible, dale uso exclusivamente laboral al equipo y evita exponerlo a amenazas, como introducir pendrives infectados, dar clic a enlaces desconocidos o ingresar en páginas web que pongan en riesgo al dispositivo.

En caso de tener que utilizar tu ordenador personal para poder llevar a cabo tu teletrabajo, opta por tener diferentes cuentas o usuarios dentro del dispositivo. Asigna uno específicamente para tu trabajo y cambia de sesión para cualquier otro uso.