5 consejos para cuidar y mantener el motor de tu vehículo

5 consejos para cuidar y mantener el motor de tu vehículo

La mayoría de las personas no pasamos mucho tiempo pensando en el mantenimiento de nuestro vehículo. Tan solo nos montamos, giramos la llave y nos dirigimos a nuestro destino. Y como estamos tan acostumbrados a los trayectos en nuestro coche, nos percatamos de cualquier cosa que se sienta diferente, o más grave aún, cuando el motor hace un ruido que no hacía antes.

Así como cada tanto inspeccionas la fachada de tu vehículo buscando golpes o rayones, o que todas las llantas estén bien infladas, para prolongar la vida y la eficiencia de tu coche es indispensable hacer una parada en el motor para verificar que todo vaya en orden y realizarle mantenimiento periódicamente. Estos 5 sencillos consejos te ayudarán a proteger tu motor desde casa y mantener su funcionamiento ideal.

Mantén limpio el motor

Mantener la limpieza del motor es importante para evitar que los restos de grasas, polvo o suciedad perjudiquen el rendimiento del coche o dañen alguna de sus partes. Para quitar el exceso de polvo, basta con pasar un trapo seco sobre la superficie de las partes del motor.

Cuando el motor está muy sucio, necesitará una limpieza más profunda, preferiblemente con agua a presión. Este lavado debe ser cuidadoso y se debe evitar tocar las partes eléctricas con el chorro de la manguera. Recuerda siempre realizar la limpieza cuando el motor se haya enfriado, y no dudes en acudir a un profesional si sientes que necesitas ayuda.

Revisa el nivel del aceite y realiza un cambio cada cierto tiempo

Este es uno de los pasos más importantes para mantener el funcionamiento del motor. El aceite se encarga de mantener el motor lubricado para protegerlo de la fricción y la corrosión y para refrigerarlo y evitar un sobrecalentamiento. Es vital para el buen funcionamiento del vehículo, y cuando al motor le falta aceite, puede causar daños permanentes. Fíjate siempre en que la varilla de medición del aceite esté bien ubicada y que el nivel del líquido marque correctamente.

De igual forma, los expertos recomiendan cambiar el aceite cada 10.000 – 20.000 Kms, aunque esto dependerá del vehículo que tengas. Mientras más antiguo sea tu coche, con más frecuencia deberás cambiar el aceite. Los coches más nuevos no necesitan un cambio con tanta regularidad. Lo que sí se requerirá en cualquiera de los casos es cambiar el filtro siempre que cambies el aceite, pues un filtro defectuoso puede afectar al motor al no purificar el aceite de manera debida; y viceversa, de nada sirve un filtro nuevo cuando el aceite se encuentra en mal estado.

Conserva el sistema de enfriamiento el día

El sistema de enfriamiento es otro de los aspectos más importantes del motor, y revisarlo con cierta regularidad te ayudará a evitar incidentes debido a un sobrecalentamiento del motor. El sistema consiste en el radiador, el termostato, la bomba de agua y el refrigerante. Asegúrate de contar siempre con la cantidad de líquido refrigerante suficiente para que todo circule como es debido, y de cambiarlo cada dos años para asegurar la calidad de su estado.

Para revisar el nivel del refrigerante, asómate en el capó del coche y busca el tanque que contiene un líquido verde o naranja. Confirma que el refrigerante se encuentre por encima de la marca mínima, pero por debajo de la marca máxima.

No esperes a llegar al límite para recargar el combustible

La gasolina que le pones a tu coche viene con sedimentos y partículas que se asientan en el fondo del tanque, y con el paso del tiempo, se va formando una gran capa de residuos. A pesar de que el filtro de combustible se encarga de impedir el paso de estos sedimentos hacia tu motor, cuando constantemente esperas hasta el último minuto para rellenar el tanque, es probable que haya residuos que el filtro no pueda retener.

Cuando estas partículas llegan a sitios donde no deberían, generan que el motor y el sistema de combustible trabajen con más esfuerzo, desgastándose con más rapidez de la que deberían. Realiza cambios regulares de tu filtro de combustible y no permitas que tu tanque se vacíe por completo.

Presta atención a los indicadores del tablero

Aunque parezca obvio, muchas veces no nos percatamos de las luces de advertencia que se encienden en el tablero del coche. Usualmente, estas luces son indicadores de pequeñas fallas, pero cuando las ignoramos, podemos dar paso a problemas más graves.

Cuando la luz indicadora de “Check engine soon”, de la batería, la temperatura, o cualquier otra se enciende, puedes revisar el motor por tu cuenta de manera provisional para revisar el estado del motor. Sin embargo, lo más recomendable es siempre visitar al mecánico y asegurarnos de que la falla no sea mayor.

Más