Cómo empezar una dieta y no fracasar en el intento

Cómo empezar una dieta y no fracasar en el intento

En algún punto de nuestras vidas, todos hemos tomado la decisión de iniciar una dieta. Las razones son diversas: algunos quieren bajar de peso, otros quieren aumentar, o a veces simplemente iniciar un estilo de vida más saludable. La parte más difícil de las dietas no es comenzarlas, aunque muchas veces nos vemos postergándolas al famoso “próximo lunes”. Lo realmente complicado de las dietas mantenerlas durante más de 7 días.

Olvídate de las restricciones y concéntrate en tener un estilo de vida más saludable

Así es, 7 días. Estudios registran que dos de cada cinco personas abandonan un nuevo régimen alimenticio durante la primera semana. De las tres personas restantes, solo una aguanta más de un mes. Esto sucede generalmente porque pretendemos implementar un cambio drástico en nuestra dieta de un día para otro, y nuestro cuerpo se pone irritable porque se siente privado de lo que le daba placer (es decir, azúcar y grasas indiscriminadamente). Por otro lado, siempre queremos notar cambios milagrosos, y nos sentimos frustrados cuando no los vemos. Ya sea que quieras cambiar tu peso y masa muscular para optimizar tu aspecto físico o sencillamente mejorar tu salud, toma en cuenta estos aspectos para convertir tu dieta en un estilo de vida estable y sostenible en el tiempo.

Cuando inicias una dieta estricta, tiendes a sentirte miserable, pues no paras de pensar en todas las cosas que NO puedes comer. Si cambias tu perspectiva, te encontrarás con que una dieta nutritiva también puede ser deliciosa. Existen cientos de opciones y recetas saludables para incorporar en tu dieta cotidiana, solo debes conseguir cuáles son tus preferidas. Incluso, muchos de tus antojos menos saludables (que no son más alimentos procesados llenos de conservantes y azúcar refinada) pueden ser sustituidos por opciones caseras nutritivas.

La actividad física es esencial para llevar un estilo de vida saludable. Pero cuando de bajar peso se trata, el 80% del mérito se lo lleva la alimentación, así que de nada sirve matarse por horas en el gimnasio cuando en casa no ha habido ningún cambio en tu nutrición. Experimenta con recetas, conoce tu comida y los ingredientes que utilizas. Toma el control de tu alimentación y notarás cambios reales.

Inicia tu dieta de manera gradual

Los humanos somos seres de hábitos, y generar hábitos implica tiempo y constancia. Cuando inicias una dieta radical de la noche a la mañana, todo se vuelve cuesta arriba pues estás luchando tú solo contra meses y años de alimentación inconsciente. Eventualmente, la resistencia de tu cuerpo es más fuerte que tu voluntad, y retornas a las viejas costumbres.

Una de las mejores formas de generar un hábito que se mantenga con el tiempo es introducirlo en tu vida de manera gradual. Por ejemplo, cuando eres nuevo en el gimnasio, tienes dificultades para lograr 10 repeticiones de abdominales sin sentirte al borde del desmayo. Sin embargo, tu cuerpo se va a adaptando y cada día puedes agregar una repetición más. ¡Practica esto en tu dieta! Empieza con pequeños cambios, como beber agua en lugar de refresco, o comer fruta en lugar de botanas cuando tengas ganas de una merienda. Ya verás cómo en un par de meses habrás transformado tu dieta y no tendrás problema en mantenerla.

Libérate de expectativas

Al momento de establecer las metas que quieres lograr con esta nueva dieta, procura que sean realistas. Vamos, perder 10 kilos en un mes suena maravilloso, pero a menos que te sometas a una dieta altamente restrictiva, es un resultado difícil de alcanzar. Además, las desventajas de estas dietas es que en el momento en que dejas de cumplirlas, recuperas todo el peso perdido.

Introduce tu dieta de manera gradual y no te frustres si no ves resultados inmediatos. Lleva registros de tu peso y toma fotografías de tu progreso. En un mes no notarás mayor diferencia, pero con constancia, en 6 meses lograrás visualizar drásticos cambios.

Más